Sembrar patatas en macetas

Sembrar patatas en macetas es una de esas pequeñas acciones que cualquier ciudadano puede llevar a cabo y con la que estará colaborando activamente en la independencia alimentaria. Cultivar los propios alimentos, por muy pocos que estos sean, conlleva una serie de beneficios al consumidor y al planeta.

La persona que se dedica a cultivar patatas en la terraza de su pequeño piso está contribuyendo a una mejora de su salud al asegurarse de que la planta de patatas no lleva ningún producto químico y, por tanto, su ingesta no conlleva ningún elemento dañino. Pero también, tiene un impacto, por muy mínimo que este sea en la contaminación medioambiental, pues la patata no ha sido transportada desde ningún campo hasta un centro comercial.

Por otra parte, cultivar, sea lo que sea, siempre trae beneficios psicológicos y físicos que se tratarán en otro artículo aquí en ecoaldía.com. Por lo tanto, en ecoaldia pensamos que aprender cómo sembrar patatas o cualquier otro alimento es esencial para mejorar en salud y calidad de vida

Cuándo plantar las patatas en macetas

La primera pregunta que hay que responder es cuándo plantar las patatas, qué momento del año es el propicio para que estas nazcan, sanas y fuertes. Pues bien, si la terraza recibe el aire del mediterráneo lo mejor es comenzar el trabajo a principios de febrero y hasta finales de marzo, pero si se vive más al noroeste, en la zona cantábrica, es preferible retrasarlo un par de semanas.

Materiales necesarios para plantar patatas

No hace falta una inversión elevada ni ocupar demasiado espacio para sembrar patatas, por eso es una actividad que puede llevar a cabo cualquiera que se lo proponga.

Solo es necesario una bolsa para cultivo de patatas, un plantador de patatas o una maceta textil que tenga aproximadamente 40 litros de volumen, un buen compost o sustrato universal y patatas (preferiblemente ecológicas).

Pasos para plantar patatas en macetas

A continuación, se enumera una serie de pasos muy fáciles de llevar a cabo para sembrar patatas en macetas y tener cada año una cosecha de alimentos sanos y nutritivos, con los beneficios saludables propios de este sabroso tubérculo.

1.      La preparación del tubérculo

Lo primero que hay que hacer es colocar tubérculos de patata, preferiblemente ecológica (para que no lleve compuestos que impidan o retrasen su germinado), en un lugar aireado y que reciba luz.

Si se parte la patata en varios trozos estimulará la aparición de brotes, que es lo que se va a plantar.

La época para hacer este paso comprende desde principios de febrero hasta mediados de marzo. Cuando germinen, ha llegado el momento de pasarlas a la maceta.

2.      Solo los mejores brotes

Cuatro o cinco semanas después de haber aparecido los primeros brotes o cuando estos tengan aproximadamente unos 2,5 cm de largo estarán preparadas para plantarse. En este momento hay que elegir aquellas cuyos brotes tengan un color más verde y aparezcan a la vista más fuertes y resistentes.

3.      La preparación de la maceta

El siguiente paso será desplegar la bolsa de cultivo para papas en un lugar soleado, o bien utilizar un cubo de plástico, aunque cualquier contenedor hondo y ancho puede valer. Posteriormente, se debe repartir equilibradamente una primera capa con 30 cm de sustrato universal o compost. Esta cantidad viene a ocupar 1/3 del total de la bolsa o de la maceta.

Hay que asegurarse de que la maceta tiene un buen drenaje para que los tubérculos no se pudran. Añade encima de los agujeros de drenaje unos 15 cm de sustrato.

4.      La colocación de las patatas germinadas

Los tubérculos, con mucho cuidado de que no se rompan los brotes, se colocarán separados unos de otros sobre el compost, siempre con los brotes para arriba. Con la misma precaución se cubrirán con más sustrato, para regarlo después hasta que todo quede uniformemente húmedo, pero sin encharcar.

Una cosa más en este sentido, hay que cubrir las patatas, pero no llenar la maceta completamente de sustrato, ya que ese especio será útil más adelante.

5.      Crecimiento de la patata

Cuando los brotes sobresalgan del sustrato alrededor de los 20 cm habrá que añadir una segunda capa de sustrato, de aquí la necesidad de no llenar hasta arriba la maceta, en un principio. Con esta segunda capa solo hay que dejar asomando la superficie del brote por la superficie. Con esto se estará obligando a la planta a que crezca en vertical, lo que hará que produzca más raíces y, por tanto, la producción de patatas sea mayor.

El regado debe ser constante, sobre todo en los meses de verano y más aún en las ciudades del sur. El suelo siempre debe estar húmedo, pero, como ya se ha dicho, evitando en todo momento encharcamientos, ya que esto atraería hongos y enfermedades que pueden llegar a matar a la planta de la patata.

Por último, también hay que abonarlas mensualmente con un fertilizante natural, si lo fabrica el propio agricultor con productos naturales, mucho mejor.

6.      La cosecha

Este tubérculo se puede cosechar desde principios de primavera hasta principios de otoño. Si se quieren tiernas para ensaladas hay que recolectarlas en cuanto la planta florece, si es para otro uso se irán desenterrando cuando el follaje haya muerto. Para hacerlo, se vuelca la maceta o se va peinando el sustrato en busca de las patatas.

 

Un par de consejos;

En el cultivo de patatas en macetas el principal problema deriva del riego, si es mucha agua o no drena lo suficiente terminará por quemar la planta, y si el riego es insuficiente, se secará. Como el volumen del sustrato dentro de una maceta no es elevado, el agua se evapora con demasiada rapidez, por lo que es aconsejable utilizar un colchón orgánico, como puede ser paja. Esta paja se distribuirá encima del sustrato creando una cama que evitará el exceso de evaporación. Además, al descomponerse estará suministrando nutrientes a la planta de la patata.

El segundo consejo está relacionado con su etapa de crecimiento, y es que los tallos de las patateras son muy delicados, rompiéndose con facilidad. Se debería proteger atándolos entre sí o a un tutor con palos o ramas secas.

Sembrar patatas es muy sencillo como se acaba de ver. Mucho más que hacer germinar semillas, que tampoco es en absoluto complicado, como se muestra en este artículo en el que se explica como germinar semillas fácilmente, haz clic sobre el enlace y sigue el camino del agricultor en casa.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba