Cómo cultivar aguacate en casa

El cultivo de frutales siempre es un trabajo que, con el tiempo, se agradece y ofrece una buena recompensa. En estos días cultivar aguacate se ha posicionado como una moda por poder llevarse a cabo con un método fácil y divertido, ideal para hacerlo en familia con los niños. Los más jóvenes de la casa tendrán una estupenda oportunidad para hacer una manualidad muy sencilla y con resultados visibles.

El aguacate se ha convertido en un producto con una alta demanda en el mercado, por lo que su precio también ha aumentado. Afortunadamente, tener uno de estos árboles en casa es sumamente simple de conseguir. En este artículo se podrá seguir, paso a paso, cómo tener un aguacate en maceta para el disfrute de toda la familia.

Este fruto untuoso, con una piel de sapo de un verde muy vivo que la recubre, es considerado como un superalimento. Tiene multitud de propiedades saludables para el organismo e innumerables formas para utilizarlo en recetas y preparaciones exquisitas para ser consumidos. Por este motivo, cultivar aguacate en casa es una excelente manera de producir alimentos de calidad, que procurarán un saludable y sabroso beneficio para los agricultores amateurs mientras satisfacen la curiosidad de los más pequeños con un interesante experimento ecológico.

Pasos para cultivar aguacate en maceta

Como ya se ha comentado, el proceso para llevar a cabo el cultivo de un aguacate en maceta es sencillo y vistoso, lo que se convierte en un ejercicio pedagógico de gran calidad para los infantes. Es aconsejable seguir las siguientes fases o pasos en compañía de los hijos para que observen cómo la naturaleza consigue salir adelante con este sencillo ejemplo al plantar y cultivar un aguacate en maceta.

  1. Sacar el hueso del aguacate y limpiarlo bien, con agua clara y abundante, es el primer paso que hay que dar para plantar aguacate para que dé fruto
  2. Clavar en este hueso tres palillos hasta la mitad, dejando fuera la parte suficiente para que pueda ser colocado en el borde de un vaso lleno de agua. La idea es que media parte de esta semilla quede sumergida en el líquido. Si el vaso es de cristal traslúcido, mejor. De este modo, se podrá ver su desarrollo.
  3. A partir de este punto se iniciará el germinado de esta semilla, primer paso para plantar aguacate. Un proceso maravilloso, de gran interés, cuya información puedes ampliar si te diriges a este artículo sobre germinación de semillas que ofrece com
  4. Colocar el vaso con el hueso en un lugar soleado. Ahora hay que ser precavido. Entre la insolación que producirá evaporación y el consumo de la propia semilla, el nivel del agua irá descendiendo. No hay que olvidar, por tanto, ir rellenando el vaso siempre que sea preciso hasta el nivel mencionado, aquel que cubre medio hueso.
  5. Después de un mes, aproximadamente, ya se podrá observar el nacimiento de la raíz.
  6. En dos meses aparecerán los primeros brotes. Ocurrirá cuando la parte de arriba se seque y agriete. Si es necesario, se podrá cambiar los palillos para que la semilla que ya ha brotado se mantenga firme y limpia
  7. Cuando esta raíz haya alcanzado los 10 cm o más se procede a sacar la semilla del agua y quitarle los palillos.
  8. Previamente se habrá preparado una maceta con tierra, sustrato y algo de compost. La tierra deberá ser preferiblemente ácida con un Ph de 5 a 7. Esto le permitirá alimentarse de los nutrientes más fácilmente y se creará un entorno ideal para las plantas aguacate.
  9. No hace falta que el recipiente sea demasiado grande, pero, sí es aconsejable para que el árbol pueda desarrollarse sin tener que volver a trasplantarse demasiado pronto. Conviene saber cuándo plantar aguacates para tener más probabilidades de éxito en cuanto a su supervivencia, mejorar sus frutos y asegurar su duración. En este sentido, hay que saber que lo mejor es sembrarlos cuando el suelo está caliente, es decir, en los meses de marzo a junio.
  10. La tierra deberá quedar suelta cuando se coloque la semilla. El hueso se enterrará hasta la mitad, quedando el resto fuera de la tierra. Lo más adecuado es realizar el trasplante cuando la raíz alcance al menos 20 cm.
  11. Una vez plantado con delicadeza para no dañar la raíz, se riega la pepita. En algo más de un mes ya le saldrán las primeras hojas.
  12. Es recomendable realizarle una pequeña poda cada vez que crezca unos 15 cm, De esta forma, el árbol crecerá con más fuerza, volviéndose más vigoroso y resistente a las plagas y al frío.
  13. Al alcanzar 1 metro de altura se le puede practicar un injerto que provenga de un árbol ya productor, de este modo, el aguacate dará más frutos.
  14. Si se quiere plantar aguacate en un jardín, solo hay que tener en consideración la temperatura media que va a recibir al año, ya que este árbol no soporta bien las bajas temperaturas. Lo más aconsejable es plantarlo pasado el invierno para que le de tiempo a fortalecerse, y en una zona soleada. También hay que considerar la calidad de la tierra en este nuevo emplazamiento, es decir, que cumpla con las características que ya se habían relacionado anteriormente para cultivar aguacates en una maceta.

Consejos para el buen desarrollo del árbol del aguacate en casa

El cuidado de esta planta no termina cuando esta consigue agarrar y desarrollar sus primeras ramas y hojas. Hay que mantener ciertos cuidados para que no se termine secando o, lo que es más habitual, muera por exceso de agua.

En este sentido, la mejor forma de regar un aguacate es mediante el sistema de riego por goteo bastante a menudo, pero evitando siempre que el terreno se encharque y reciba un exceso de agua. Para evitar este exceso se recomienda que la maceta tenga un buen drenaje, con varios agujeros en su base.

Otro consejo es el de cortar el tallo cuando alcance los 15 centímetros de altura, no solo podarlo. De este modo crecerá con más fuerza. Las mejores fechas para esto son las que van de primavera a principios de verano.

Se deberá evitar un exceso de frío en las estaciones invernales, para ello se meterá la maceta en el interior de la vivienda, pero dejándola en un lugar donde reciba abundante sol. También es importante, a la hora de cultivar aguacate, protegerlo de un exceso de sol, en este caso, se deberá colocar una malla de sombreado para que las hojas no se quemen.

Hay que abonar la planta en las estaciones de más calor, es decir, en primavera y verano. Este es el momento en el que más se desarrolla y nacen más brotes. Se recomienda una capa de humus de lombriz por la superficie que rodea al tronco del árbol aguacate.

Beneficios de consumir aguacate

Plantar un aguacatero en casa aumenta su consumo cuando esta planta da sus frutos. Una maravillosa forma de aprovechar sus muchos beneficios a la salud que posee de forma natural. La ingesta de aguacates, sobre todo si su cultivo ha sido ecológico, como los que se producen en los hogares, proporciona efectos saludables en las personas. Estas son algunas las propiedades del aguacate y sus beneficios a la salud.

  1. Ayuda de manera sorprendente en la regulación de los niveles de colesterol malo gracias a sus 4 aceites monoinsaturados y poliinsaturados. Además, estabiliza eficazmente el ritmo cardiaco.
  2. Consiguen potenciar la reparación y el crecimiento de la masa muscular.
  3. Disminuyen problemas en las articulaciones, como la inflamación, y colabora notablemente en la reparación de los cartílagos dañados.
  4. Es un aliado en las dietas para adelgazar, ya que tiene efecto saciante.
  5. Mejoran todo el sistema inmunológico de las personas.
  6. Es rico en vitamina E, por lo que reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  7. Es una fuente importante de vitamina D, con lo que se favorece la absorción de fósforo y calcio.
  8. Posee hasta un 60 % más potasio que el plátano.
  9. Es un potente preventivo del envejecimiento celular, gracias a su elevado aporte de antioxidantes.
  10. Contiene Luteina, una vitamina muy importante para los ojos, ya que absorbe los rayos ultravioletas del sol, con lo que se evita que se dañe la retina.
  11. Está recomendado a las mujeres embarazadas, ya que su alto contenido en ácido fólico interviene positivamente en la formación del tubo neural del feto.
  12. Por su parte, las propiedades del aceite del aguacate son muy conocidas y utilizadas para el cuidado de la piel, ya que contiene ácidos grasos Omega 3, y vitaminas K y E que contribuyen de manera muy eficaz a regenerar y a rejuvenecer la epidermis.
  13. Del mismo modo, también existen propiedades del hueso del aguacate que mejoran la calidad de la piel, previniendo las arrugas y otros signos de envejecimiento. Pero, además, mejora problemas del corazón y digestivos, refuerza el sistema inmunológico y aumenta la energía.

Algunas recetas con aguacate

Cultivar aguacate en España es fácil gracias a su excepcional clima, pero, además, gracias a la calidad de su producción posee unas cualidades organolépticas ideales para preparar sabrosos platos con ellos. Ejemplos de platos populares en diferentes partes del mundo son las flautas con salsa de aguacate (México), huevos con aguacate (para desayunar en EEUU), tostadas de aguacate con queso Mozzarella y tomate (Italia)…

Curiosidades de los aguacates

Por último, para completar este artículo sobre cómo plantar el aguacate, se añade un poco de información adicional y curiosa, datos que pocos conocen para saber más sobre este fabuloso fruto, que tanto sabor y propiedades saludables aporta.

Entre otros datos, hay que saber que, en España, hay una aportación anual constante de al menos 6 variedades distintas; Hass, Fuerte, Pinkerton, Bacon, Reed y cocktail. Tipos que se cultivan aquí y que abastecen al resto de Europa.

En relación a su origen, se sitúa en emplazamientos mexicanos y peruanos. Sin embargo, fueron los españoles quienes le impusieron el nombre de aguacate, que proviene de la palabra alhuacatl, del proto – azteca Nahuat. En origen se nombra como Palta, que es como se conoce en Sudamérica.

Su producción en grandes espacios es muy costosa, ya que requiere más de 1000 litros de agua para producir solo un kilogramo de aguacate. En la actualidad, comienza a representar un problema su producción es abusiva, como comienza a ocurrir al plantar aguacate en Galicia.

Esta planta es monoica, es decir, el aguacate hembra y macho conviven a la vez en el mismo árbol. Sus flores un día pueden abrirse hembras y, otro día, machos. Esto implica la imposibilidad de la autofecundación. Por tanto, necesita tener otro aguacate cerca y que, además, sea de una variedad diferente, que sus floraciones no coincidan, sino que se complementen.

 

Fuentes; Nueva Tribuna, cocinafacil.com, infojardin.com, La Vanguardia, Lahuertadetoni.es, Cultifort, ecoinventos.com, elmueble.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba