Macrogranjas, un problema medioambiental de enormes proporciones

 

Las macrogranjas son sistemas de producción industrial pensados para obtener el mayor beneficio económico en el menor tiempo posible y con la mínima inversión. Como cabe imaginar, con estos términos, los grandes perdedores suelen ser los ecosistemas naturales.

El objetivo de este tipo de empresas no es otro que lograr grandes cantidades de carne, leche y huevos a muy bajo coste. Por otro lado, las consecuencias negativas de este tipo de producción intensiva para el bienestar animal están claras. Hay que tener en cuenta que los animales suelen estar hacinados, en muy poco espacio y a veces en condiciones pésimas de salubridad.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, publicó en junio de 2021 un informe que se denomina: Avance de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) correspondientes al año 2020. En este texto se estima que en nuestro país hubo un total de emisiones de 271,5 millones de toneladas de gases de efecto invernadero directo, o sea, lo que se denomina CO2 equivalente. El CO2 equivalente engloba una serie de gases que son: dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, hidrofluorocarbonos, perfluorocarbonos y hexafluoruro de azufre.

La ganadería contribuyó en 9,1% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero en el año 2020.

Por otro lado, y para incidir en el daño medioambiental que producen estos espacios, hay que informar sobre la construcción de estas mega empresas. Y es que se necesitan grandes cantidades de terrenos, destruyendo así numerosos hábitats naturales. Por ejemplo, en un pueblo de Navarra, Noviercas (Soria), pretenden utilizar unas 800 hectáreas para una hipervaquería para unas 23.520 vacas. Esta instalación requerirá un consumo de agua aproximado de unos 1400 millones de litros y generará al año unas 368.000 toneladas de excrementos.

Uso excesivo de antibióticos en las macrogranjas y su repercusión en humanos

Por otra parte, existe un gran problema con la sanidad animal. La ganadería intensiva es una gran consumidora de antibióticos, una realidad que repercute negativa y directamente en la salud de los consumidores. Como consecuencia, convierte a las personas en objetos más vulnerables a las infecciones provocadas por bacterias.

Los antibióticos en la ganadería se usan para tratar a animales enfermos, para prevenir que enfermen y sobre todo para que engorden. Además, con respecto a la salud de las personas, el consumo excesivo de carnes tratadas de este modo puede aumentar el riesgo de padecer cáncer, diabetes, obesidad y enfermedades del corazón, entre otras.

Estadísticas del sector ganadero intensivo

Los datos ofrecidos provisionalmente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) del año 2020, en el sector porcino asciende a algo más de 56,4 millones de animales sacrificados, habiéndose producido unos 5 millones de toneladas de carne.

En este ranking, España está en la cuarta posición de productores de carne de cerdo, detrás de China, Estados Unidos y Alemania. El número de explotaciones de ganado porcino en el año 2020 era de 88.437. El censo es de unos 32.676.000 millones de cerdos en el citado año, estando a la cabeza Aragón, Cataluña y Castilla y León.

Por otra parte, según el censo del ganado vacuno el año pasado en España ha sido de 6.636.428 animales. Las Comunidades Autónomas con mayor censo de vacas son Castilla y León, Galicia y Extremadura. El número de explotaciones que se dieron de alta a principios del año pasado en SITRAN (El Sistema Integral de Trazabilidad Animal – base de datos para conocer la vida del animal) fue de 144.510.

En el sector avícola de carne, se sacrificaron 800.616.000 aves, cuya producción en toneladas ha sido de 1.717.880 en el 2020, siendo el 12,7% de la UE. España es el segundo productor en la Unión Europea, por detrás de Polonia, en carne de aves. Hay un total de 20.754 explotaciones.

Los datos en el sector avícola de puesta en 2020 se estima que está alrededor de 1.256.000 miles de docenas. En enero de 2021, hay 20.754 instalaciones. Según SITRAN, el número de gallinas ponedoras en de 47,1 millones.

Como factor de gran importancia social, cabe mencionar que las macrogranjas en España provoca ya una pérdida considerable de puestos de trabajo, estas empresas están muy automatizadas y con poco factor humano. Las pequeñas y medianas explotaciones van desapareciendo al no poder competir con este tipo de ganadería industrial. No es la solución a la España vaciada.

Si eres de los que realmente se preocupan por la naturaleza, seguro que compras con conciencia.
En el consumo responsable comienza el activismo y la lucha por un planeta más verde 
Visita nuestra tienda eco y compra con inteligencia ecológica

Las macrogranjas y sus residuos

Estos millones de animales generan una gran cantidad de purines, que son residuos de origen orgánico, como los excrementos, animales muertos, etc. Además del mal olor y el ruido que generan, se trata de un problema que acaba en muchos casos contaminando el medio ambiente y los acuíferos. En este sentido, la contaminación de aguas ha aumentado por este motivo en un 50 % desde 2016 a 2019. La emisión de CO2, por su parte, se estima en 69,4 millones de toneladas anuales.

Algunas macrogranjas en explotación actual

Granja Dos Hermanas, S.A. y Piensos de Caparroso, S. L. en Caparroso (Navarra), granja porcina y fábrica de piensos para autoconsumo, según la página web del Ayuntamiento de Caparroso, esta empresa ha solicitado una ampliación de esta instalación que pasaría de 3450 a 7200 vacas.

El Grupo Fuertes es un grupo de empresas que se dedica al sector agroalimentario, Cefusa se dedica a la cría y engorde de la vaca y del cerdo. Situada la de porcino en la Finca Dehesa del Rey, en el municipio de Castilléjar (Granada). Es un conjunto de instalaciones mastodónticas que cuenta con diez núcleos de explotación; El Pozo Alimentación con su sede social en Alhama de Murcia (Murcia); Fripozo con sede en Murcia elabora y comercializa alimentos ultracongelados; Procavi en Marchena (Sevilla), dedicada a la producción integral de carne de pavo, con una producción que alcanza las 129.000 toneladas anuales, casi 12 millones de pavos procesados.

Coren (Cooperativas Oresanas, S.C.G.), domiciliada en Santa Cruz de Arrabaldo, Orense con explotaciones de pollo, pavo, huevos, cerdos, vacas y conejos con empresas repartidas en Orense, Pontevedra, Lugo y Morón (Sevilla).

Grupo Jorge, S. L., inscrita en Zaragoza, cubre todos los procesos de la cadena de producción en el sector del cerdo, desde la fabricación de piensos y explotación de granjas porcinas, como la empresa Cuarte, hasta mataderos como The Pink Pig (Zaragoza) o Le Porc Gourmet (Barcelona).

Incarlopsa (Industrias Cárnicas Loriente Piqueras Sociedad Anónima), Tarancón (Cuenca), dedicada al porcino, es uno de los mayores proveedores de Mercadona.

Piensos Costa, Costa Food Group, empresa de Fraga (Huesca), cuyo sector es el del cerdo, según su página web nos dice que poseen más de 850 granjas, producen 4 millones de kilos al día de piensos, con 150.000 cerdas y 3.600.000 cerdos de engorde al año. Forma un grupo de empresas que, entre otros, son Casademont (Girona), Industrias Cárnicas Villar (Soria y Badajoz), Grupo Aviserrano, con dedicación al pavo y al pollo (El Viso del Alcor, Sevilla).

Algunos de los proyectos nuevos que se quieren implantar

Bulbuente (Zaragoza), donde se han solicitado permisos para ampliar una granja de 2500 a 7400 cerdos, otra de 7400 cerdos y licencias para construir nuevas granjas con 10000 cerdos.

Término municipal de Zarzuela (Cuenca), con una granja de 2685 cerdas.

El anteriormente comentado de Caparroso. La empresa Decamed Trading, S.L. quiere instalar 14 macrogranjas entre Palencia y Burgos. En La Aguilera y en San Juan del Monte (Burgos) con cerca de 2000 ejemplares cada una. Pozuelo y Argamasón (Albacete), con la implantación de seis granjas porcinas.

 

Asociaciones vecinales y Organizaciones ecologistas en protesta contra las macrogranjas

Teniendo en cuenta la gran cantidad de macrogranjas que hay y las que se quieren instalar, con el gran daño medioambiental que generan, aparte de Greenpeace, han surgido numerosas plataformas para denunciar esta situación a la que se ven sometidos los vecinos de estas localidades. Algunas de ellas son, por ejemplo, Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial, Plataforma Loporzano Sin Ganadería Intensiva, Plataforma contra Macrogranjas Porcinas en Pozoantiguo, Salvemos Nuestra Tierra, Plataforma Ciudadana Salvemos el Arabí y Comarca, entre otras. Recogen firmas en la plataforma de presión social Change.org, teniendo de esa manera una mayor visibilidad.

Si eres de los que realmente se preocupan por la naturaleza, seguro que compras con conciencia.
En el consumo responsable comienza el activismo y la lucha por un planeta más verde 
Visita nuestra tienda eco y compra con inteligencia ecológica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba