La mantis religiosa un insecto con mala fama

 

La mantis religiosa, también santateresa o solo mantis, es un animal que pertenece al club de los odiados injustamente. Este insecto inofensivo para los seres humanos, mantiene su mala fama por su tendencia caníbal. Por el hecho de que, en el momento del apareamiento, la hembra le arranca la cabeza a la mantis religiosa macho.

Es posiblemente uno de los animales que, a pesar de ser bastante común está considerado de los más intrigantes del mundo. Su peculiar aspecto, hace pensar en  mantis alienigena. La pose, como la de alguien que se dispone a rezar, (de ahí su nombre de religiosa), la hacen  fácilmente distinguible al resto de insectos.

Su apariencia produce cierta repulsión a un buen número de seres humanos. No es de extrañar, pues está capacitada para alimentarse y defenderse de animales de mucho mayor tamaño que ella como serpientes y lagartos. Así mismo, la respuesta a la pregunta que comen las mantis religiosa no suele dejar indiferente a nadie. Y es que, este animal incluye aves en su dieta, los colibrís son los más habituales, pero pueden alimentarse de otras 24 especies más. El método que utiliza para comer aumenta aún más esa animadversión que sienten las personas. No es de extrañar, ya que, para devorar a sus presas, perforan sus cabezas para alimentarse de los cerebros.

¿Qué es una mantis religiosa?

Popular por ser un insecto que la hembra se come al macho, la mantis es un animal que merece la pena estudiar y observar. Pertenece al orden Mantodea y a la familia Mantidae, y su fisonomía física es delgada y alargada, con unas medidas de entre 5 y 7,5 centímetros de largo. Los machos son mas esbeltos con alas más largas, porque una de las muchas virtudes que poseen es que las mantis religiosas vuelan. Por su parte, las hembras son más robustas y sus alas más pequeñas.

Aspecto físico

Su cabeza también es bastante peculiar, de forma triangular con ojos prominentes y grandes que impone respeto, como todos aquellos animales capaces de mover la cabeza independientemente al cuerpo. Su mirada penetrante no deja indiferente a ningún animal, incluido los seres humanos. Sus ojos están dirigidos hacia adelante, lo que le otorga una excelente visión binocular.

Otro elemento distintivo es el punto negro anillado que aparece justo debajo del coxis. Su cuerpo está adaptado perfectamente para actuar como un depredador. Por este motivo, la primera parte o segmento de su tórax es bastante largo, una característica que, junto a la extensión de sus patas, le posibilita alcanzar a sus presas con un cierto margen de distancia.

La tibia es capaz de replegarse sobre si misma, como si fuera una navaja automática, que con sus espinas representa un arma mortal para sus presas, ya que engrana perfectamente con las que tiene en el fémur y esto funciona como una trampa de gran eficacia.

Camuflaje

Se localizan de diferentes colores, desde la mantis verde hasta la mantis religiosa marrón o aquella otra denominada mantis religiosa orquídea por su enorme parecido a esta planta. Y es que, este insecto, también basa su defensa en el mimetismo, que ha perfeccionado con gran éxito. Hay que estar muy atentos para lograr detectar a una mantis religiosa camuflaje, es posible hacer daño a una de estas maravillas de la naturaleza si no se presta la suficiente atención.

Están plenamente adaptadas para pasar desapercibidas, acercarse lenta y silenciosamente entre la espesura vegetal hasta alcanzar y atrapar a sus víctimas. El color de la mantis adulta va a depender del medio que habita durante su última muda. Se las puede ver con las más variadas proyecciones corporales, desde hojas secas a ramas, pasando por pétalos o musgo. También, en su forma más simple, aparecen en distintos colores, la más común es la mantis verde, aunque también abundan las mantis religiosas marrón y la mantis religiosa blanca.

Tipos de mantis religiosa

Este insecto se localiza ampliamente por todo el continente europeo, así como por África y Asia. Su distribución se divide en diferentes subespecies, pero ninguna de ellas es venenosa ni hay ninguna picadura de mantis religiosa que sea peligrosa para el hombre.

Existen alrededor de 2.300 especies de mantis, muchas de ellas utilizadas como mascotas en los hogares. Las más populares son las Mantis Flor de la India, Mantis Hoja Muerta, Mantis Orquídea, Mantis Unicornio de Arizona, Mantis Africana, Mantis Flor de Gambia, Mantis Gigante Asiática, Sphodromantis Baccettii, Mantis Flor Espinosa, Mantis Religiosa Diablillo de las Flores, Mantis Parasphendale y Mantis Fantasma.

Sin embargo, la más abundante es la mantis china (Tenodera sinensis), que ha encontrado en el Noroeste de América un lugar ideal para reproducirse sin problemas. Aunque, curiosamente, la más extendida por Norte América es la mantis europea, la más popular y estudiada.

Alimentación de las mantis religiosas

Al saber que estos insectos son capaces de enfrentarse a animales muy superiores a ellos en tamaño y fuerza, cabe preguntarse que comen las mantis religiosas, de que se alimentan las mantis.

En este sentido y para romper una lanza a su favor, hay que resaltar que son capaces de devorar una gran cantidad de insectos perjudiciales para las cosechas del ser humano y es un elemento decisivo para controlar ciertas plagas.

A pesar de ser un aliado de las personas y sus cultivos, recibe nombres como caballito del diablo o directamente muerte en algunos países latinoamericanos. Y es que, además de ser un gran depredador de invertebrados como los saltamontes, arañas y otros artrópodos, como se ha comentado al principio de este artículo, es capaz de alimentarse de pequeños pájaros y enfrentarse a reptiles, como algunos lagartos y serpientes. En el siguiente video puede apreciarse el enorme poder que tiene este insecto cuando se trata de defender su vida.

El proceso de caza

El ataque de la santateresita es asombrosamente rápido, con una duración de unos escasos 100 milisegundos es capaz de sorprender a cualquier presa que se le presente.

En primer lugar, logrará localizar a su presa gracias a su agudizada visión, calculando perfectamente la distancia, velocidad y dirección en que debe lanzar sus brazos para darle caza. En segundo lugar, extiende lentamente sus patas anteriores por completo, flexiona las tibias atrapando y flexionándolas alrededor de su víctima, sujetándola con fuerza.

La presa queda sostenida y empalada por las patas, sin posibilidad de escape. La mantis no tardará demasiado en devorarla viva, perforando y cortando sus partes más duras gracias a sus poderosas mandíbulas.

La reproducción de la mantis religiosa

Posiblemente, la actitud que toma este animal que se come a su pareja durante el apareamiento sea lo que la ha hecho más popular. Es una acción muy arriesgada para el macho, pues durante el acto, como sabemos, la hembra puede matar y devorar al macho. Es algo que no ocurre siempre, dependerá del varón seducir a su pareja para aparearse, pero que no llegue a comérselo. Desgraciadamente, aunque consiga este objetivo durante el acto sexual, lo más probable es que la hembra termine por arrancarle la cabeza después de la cópula, al parecer confundiéndolo con un regalo nupcial.

En la época de apareamiento la hembra segregará feromonas, con el objetivo de atraer al macho. Este será el único momento en el que la mantis religiosa macho y hembra se reúnen. En este periodo, las hembras se vuelven muy agresivas y, como hemos comentado, en ocasiones, acaban por comerse a su compañero durante o después del acto, empezando por la cabeza, y evitando dañar las zonas del sistema nervioso encargadas de la reproducción. Es una actitud que se suele dar con bastante frecuencia en aquellas que permanecen en cautiverio, siendo más raro que ocurra cuando se encuentran en libertad.

En el siguiente video se puede apreciar este momento, aunque advertimos que las imágenes no son aptas para estómagos sensibles

Si te han gustado estos videos, seguro que vas a pasarlo bien con la selección que estamos recopilando para ti. Una selección de videos de la naturaleza de gran belleza, interés y espectacularidad, pasa y disfruta.

El acto sexual y el desove

En el proceso de apareamiento, el macho de la mantis rodea a la hembra hasta saltar a su dorso. Las antenas entrarán en contacto, después, el macho pondrá en contacto sus estructuras genitales con las de la hembra y depositará el espermatóforo en el interior de la hembra.

Poco tiempo después, sobre el otoño, la hembra de la mantis depositará una cantidad en torno a los 300 huevos sobre una espuma blanca denominada ooteca, en alguna rama u hoja. A principios de la primavera, los huevos eclosionarán. La función de esa espuma es proteger a los huevos hasta que se abren, por eso se endurece pronto, presentando resistencia a cualquier posible depredador. Pocas crías sobrevivirán finalmente, ya que entre ellos se establece una competencia brutal, imperando el canibalismo juvenil.

Si te has quedado fascinado con este animal, te recomendamos la lectura de estos libros de mantis que puedes adquirir en Amazon desde aquí.

Haz clic aquí para comprar en Amzon
Haz clic aquí para comprar en Amzon

Una mantis religiosa como mascota

Efectivamente, no son pocas las familias que deciden tener una mantis religiosa en casa, una decisión que hay que saber tomar, ya que una mantis religiosa como mascota requiere cuidados especiales, hay que conocerla bien para mantenerla en un perfecto estado de salud.

La esperanza de vida de las mantis es muy corta, apenas duran más de un año. Para que vivan el mayor tiempo posible es necesario que se le ofrezca un hábitat adecuado. Es muy importante, por tanto, comprar un terrario amplio, de 20×20 cm como mínimo. De este modo podrá moverse con libertad, se le deberán ir añadiéndole hojas y pequeñas ramas por las que pueda subir, colgarse y mudar la piel. Esta actividad la realizan seis veces antes de llegar a la edad adulta.

Es muy importante que el terrario no esté expuesto a la luz directa y, además, permanezca ventilado, por lo que una de sus partes debe tener una rejilla por pared. Por otra parte, debe contar con humedad suficiente para que la mascota sobreviva. Es aconsejable, en este sentido, añadir en el suelo sustrato para que absorba el agua, por lo que habrá que rociar un poco de este líquido cada día sobre él.

Lo ideal es mantener a este insecto sin necesidad de enjaularlo, siempre que sea posible y tenga alimento suficiente y pueda quedarse habitando en un espacio con plantas dentro de la vivienda o en un jardín. Comprar una mantis religiosa en España es posible y una magnífica opción para el amante de los insectos.

Si estás interesado en criar estos animales elige entre estos terrarios para insectos y ¡cuídalos mucho!

Haz clic aquí para comprar en Amazon
Haz clic aquí para comprar en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba