Los mejores paisajes del mundo. 10 lugares hermosos, segunda Parte

Lo prometido es deuda, y aquí estamos con la segunda entrega de los mejores paisajes del mundo. Recordemos que la misión de este pequeño proyecto no es otra que la de determinar, entre todos los lectores de ecoaldia.com, cuál es el lugar que merece el título del Paisaje más bonito del mundo real, es decir, sin artificios, sin composiciones digitales… tal cual lo presenta la naturaleza.

Un listado este que presentamos que puede confundirse con una guía de lugares extraordinarios o lugares fantásticos para visitar antes de que sea demasiado tarde y hayan desaparecido. La realidad es que la belleza es cada vez más extraordinaria en un mundo que tiende a la homogeneidad, a la pérdida de lugares increíbles diseñados únicamente por la naturaleza, por lo que sí, podrían confundirse estos términos, pero estarían igualmente aceptados.

Comenzamos con el recorrido por los mejores paisajes del mundo

Aunque ya llevamos recorrido 10 lugares paradisiacos del mundo, enormemente bellos y espectaculares, ya sea por sus estructuras rocosas, naturaleza salvaje o curiosidad geológica, todavía quedan tantos espacios naturales hermosos que recorrer que sigue siendo muy complicada la selección. En cualquier caso, hemos vuelto a llevar a cabo un listado en el que no cuenta tanto la comodidad del que la visita como la espectacularidad de lo que allí se encuentra.

No se trata pues de una guía turística, aunque todos estos lugares hermosos del mundo merecen ser visitados, sino de aportar datos e imágenes sobre paisajes naturales que nos dejen con la boca abierta, que nos ayuden a conocer un poco más nuestra propia casa y eso nos empuje a activarnos y evitar que se pierda por la avaricia y el desconocimiento humano.

1.      10 Lagos rosas repartidos por el mundo.

Aunque la idea original era hablar sobre un lago rosa en concreto, el lago Hillier en Australia, al realizar la investigación descubrimos que hay al menos catorce de estos espacios naturales espectaculares en distintas partes del planeta.

Los lagos adquieren este color por una alta concentración de sales, en algunos casos, y por diferentes tipos de bacterias y algas en otros. Una particularidad que le ofrece una extraña belleza a este tipo de cúmulos de agua.

En cualquier caso, siempre son espectaculares y verdaderamente hermosos. Los diez, a los que se ha hecho mención, son el Lake Hillier, Lake Eyre South, el Quairading Pink Lake, el Lake Bumbunga y el Hutt lagoon en Australia, Retba en Senegal, Natron en Tanzania, Sivash Salt Lagoon en Rusia, Tuz Gola en Turquía, las Salinas de Torrevieja en España, los Lagos de Las Coloradas en México, Dusty en Canadá, Masazirgol en Azerbajan y la laguna Colorada en Bolivia.

2.      Parque Forestal Nacional de Zhangjiajie, al norte de Hunan, en China. Avatar en la Tierra, uno de los más increíbles y de los mejores paisajes del mundo

Quien haya visto la película de James Cameron sobre un planeta boscoso con rocas flotando en el aíre sabrá de lo que estamos hablando. Este enorme entorno, que sirvió de inspiración para la creación de Pandora en la taquillera película, es espectacular gracias a las extrañas, enigmáticas y espectaculares columnas de piedra que se levantan casi desafiando las leyes de la gravedad.

Este parque fue incluido en el Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1992, momento que se utilizó para incluir en este listado a otros lugares cercanos, como fueron la Montaña de Tianmen, el Puente de Cristal y el Gran Cañón. Pero, de todos ellos, el Parque Forestal Nacional de Zhangjiajiees, sin lugar a dudas, es el más espectacular, tanto que, efectivamente, parece que estás en otro planeta.

Si eres de los que realmente se preocupan por la naturaleza, seguro que compras con conciencia.
En el consumo responsable comienza el activismo y la lucha por un planeta más verde 
Visita nuestra tienda eco y compra con inteligencia ecológica

3.      La cascada de Godafoss, escultura de la caída del agua

Posiblemente, la cascada más hermosa del planeta. Este monumento natural es conocido como la cascada de los dioses porque a la llegada de los cristianos tiraron por ella toda figura que representara algún dios pagano. Esta belleza natural de 12 metros de altura por 30 de largo produce un hechizo instantáneo. Observar el agua más limpia que se pueda imaginar deslizarse entre dos caídas que produce una piedra central, para que, de nuevo, vuelva a caer, esta vez desde menos altura en esta estructura con forma de herradura no tiene igual.

El entorno de la propia cascada merece figurar como un rincón exquisito de nuestro planeta. Un lugar rodeado de acantilados y el cauce del río Skajálfandaflót del que forma parte esta caída. Un río que sigue el curso que en su día marcó la lava de un volcán de nombre imposible y que trazó todo el valle Bardarlur donde nos encontramos.

4.      El agujero azul de Belice, una rareza marina. De los mejores paisajes del mundo en el mar

A pesar de los años seguimos asombrándonos de las estructuras que a veces nos muestra la naturaleza. En este caso se trata de un círculo perfecto en el fondo del mar, uno de los espacios más espectaculares y atractivos para buzos y curiosos. Un lugar que constantemente es visitado por científicos de todo tipo para dar explicación a esta cueva que, con el tiempo, colapsó dando lugar a agujero de 150 metros de profundidad y 300 de ancho. Las cifras de este lugar hacen que reciba el nombre de “el Sumidero Más Grande del Mundo”.

Está peculiar formación se localiza a 64 km de la ciudad de Belice en el medio del segundo sistema de arrecifes del mundo. En su interior, a cierta profundidad, se pueden observar estalactitas en el área conocida con el nombre de La Catedral. En su superficie, la vida marina es espectacular; entre corales se despliega la más amplia gama de peces de colores, tortugas y tiburones.

5.      Pamukkake en Turquía, el castillo de algodón

Es Pamukkake otra curiosidad geológica que se presenta a los ojos de las personas como nubes de algodón dispuestas en terrazas de un blanco impoluto repartidas por toda la ladera de una montaña. El blanco que puede llegar a cegar cuando la luz del sol incide directamente no se debe a la nieve, ni al hielo, ni a la sal, por supuesto tampoco es algodón, aunque sea a lo que más se asemeje. Se trata de un producto nacido a partir de las aguas termales que emana el lugar.

Las aguas crean piscinas en estas terrazas en las que las personas pueden tomar un baño, casi como si se estuviera en una nube. Son los minerales que arrastran estas aguas termales, de diferentes tipos, caliza de creta y bicarbonato de calcio fundamentalmente, las que al depositarse en la roca ha ido creando piedra caliza y travertino.

Semejante belleza no tardaría en ser explotada turísticamente de forma masiva, lo que casi acaba con ella. Afortunadamente, La Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1988. Desde entonces se ha recuperado en buena medida su aspecto original y se pueden disfrutar respetando una serie de normas que preservan Pamukkake en buen estado.

6.      La gruta azul de Capri, el encantamiento bajo el mar

Este es otro de los paseos que pueden considerarse auténticos sortilegios, magia pura mientras dura el trayecto. Un verdadero placer para los sentidos el introducirse en una cueva sobre la pequeña barca de madera que se ofrece al turista. De la oscuridad total se pasa, en un intervalo de tiempo apenas perceptible, a la increíble fosforescencia de las aguas azules. Parece que vuelas y no navegas sobre la magia de un sortilegio marino.

En el sentido geológico, la Gruta Azul es un sistema cárstico de cavidades subterráneas que se abren al mar. Esta gruta confluye en un espacio amplio conocido como la Catedral Azul, el único que está abierto al público, ubicado en la cara norte occidental de la isla. Este lugar sorprende al turista por su inesperada amplitud, nada menos que 22 metros de profundidad por 25 de anchura y 60 de largo esperan ser contemplados con la luz que viene de las profundidades.

7.      Parque Nacional de los Lagos de Plitvice de Croacia, el paraíso del agua

La contemplación de corrientes de agua en bosques limpios y puros siempre ha producido fascinación entre los amantes de la naturaleza. Sin embargo, el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, en Croacia, es especialmente hermoso en todo su recorrido. Y es que este Paraíso del Agua cuenta con nada menos que 16 pequeños lagos de agua cristalina y un sinfín de arroyos con continuos saltos de agua. Tanta belleza no podía pasar desapercibida por la Unesco, que declaró reserva natural en 1979 a los Lagos de Plitvice.

El Parque natural de Plitvice se enmarca en un espacio de 30.000 hectáreas de naturaleza perfecta, de la que ha sido creada para la contemplación sin tiempo. Rincones que dan lugar a deseos de permanencia eterna, como los extensos bosques de hayas o la caída de agua de 76 metros de caída libre, los 16 lagos con nombres de sus ahogados o el milagro de los travertinos (el paso de transformación del musgo en roca por la deposición constante de la cal del agua).

8.      La Gran Fuente Prismática de Yellowstone, en Estados Unidos, colores, sonidos y aguas termales para la laguna más singular del mundo

En Yellowstone existe una laguna de aguas termales que cambia de color según la época del año. De tonos verdosos en invierno pasa a rojizos en verano, en intervalos azules y naranjas. Los muchos tonos y colores de esta fuente se deben a la presencia de bacterias pigmentadas y minerales que se desarrollan a su alrededor.

La mayor fuente termal de los Estados Unidos y la tercera del mundo representa un serio peligro para el turista poco informado, pues sus temperaturas no son aptas para el baño humano. El paseo por el entablado que la rodea, por tanto, debe realizarse con la máxima precaución y no cometer la osadía de meter un pie en estas aguas, pues podría desaparecer.

Todo en este lugar es puro espectáculo, no solo por su ubicación en uno de los parques naturales más bien conservados y protegidos de este país norteamericano, sino por la presencia de esta maravilla natural que cautiva por el juego de colores, por el vapor que inunda la zona y el sonido que emite esta laguna de 80 x 90 metros que puede llegar a parecer que respira.

9.      El Fiordo de Geirangerfjord en Noruega, la terraza con las mejores vistas. Uno de los mejores paisajes del mundo en Europa

Todos los fiordos noruegos son bellos y espectaculares, pero el de Geirangerford, por profundidad y formación, se lleva la palma. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2005 por su enclave monumental, entre fabulosas cascadas y frondosa vegetación.

Aunque desde uno de los muchos miradores se podrá tener una buena perspectiva de este lugar, es altamente recomendable el paseo en uno de sus ferrys para conocer el fiordo desde su base y recorrerlo en toda su plenitud. No obstante, hay otras opciones de cubrir el fiordo igualmente bellas, como por ejemplo la ruta que marca la carretera de montaña de Dalsnibba o por el puerto del Águila.

Imprescindible, en cualquier caso, es la contemplación de alguna de las antiguas aldeas de la zona, la Cascada de las 7 Hermanas, la Cascada del Pretendiente y la Cascada del Velo de Novia. En época de lluvias, no podrás contar el número de caídas de agua en las paredes de este fiordo.

 

10.  Bora Bora, en la Polinesia Francesa, el lugar donde viajan los sueños en verano

Para finalizar esta breve relación de los mejores paisajes del mundo nos vamos al sueño paradisiaco que la mayoría tenemos en mente cuando pensamos en un destino veraniego. La isla que mejor representa el ideal de playas de arena blanca, cocoteros besando el mar y aguas turquesas llenas de peces de colores es, sin lugar a dudas, Bora Bora. Un entorno de gran belleza al que los grandes promotores turísticos están sacándole provecho sin afectar a los ecosistemas de la zona, ya que saben que estos son sus principales valedores turísticos.

Todo en esta isla tipo atolón maravilla a todo aquel que la pisa. Ubicada en una zona central montañosa rodeada por una barrera de islotes y arrecifes de coral, al noroeste de Tahití, en las llamadas islas de la Sociedad de la Polinesia Francesa, tiene todo lo que se desea de un paraíso tropical. No hay que dejar de visitar Vaitape (la ciudad más importante), Motu Tapu (pequeños islotes), los Templos Marae, el centro de protección de tortugas… y sus playas (Playa Matira, Playa del Four Season Resort, Playa en el Conrad Bora Bora Nui, Playa en el Bora Bora Pearl Beach Resort, Playa en Le Meridien Bora Bora, Playa en la pensión de Alice et Raphel…)

No están todos los destinos y lugares hermosos de este planeta, solo una pequeña selección. Prometemos volver con una nueva serie de 10 paisajes más bonitos del mundo. Mientras tanto disfruten de los bellos paisajes naturales que este planeta nos ofrece y que debemos proteger a toda costa. Y no olviden leer la primera parte de este listado aquí.

Si eres de los que realmente se preocupan por la naturaleza, seguro que compras con conciencia.
En el consumo responsable comienza el activismo y la lucha por un planeta más verde 
Visita nuestra tienda eco y compra con inteligencia ecológica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba